Ucrania, arista en el juego multipolar

post-img

Después de –por un lado- los hechos contenidos en la guerra civil de Ucrania (que dieron por resultado la constitución del Parlamento estatal denominado la Rada Suprema de Ucrania; y la asignación de Petró Poroshenko como Jefe de Estado), y por otro lado, una serie de movimientos separatistas orquestados por ciudadanos pro rusos han terminado por independizar diversas regiones claves para Ucrania: Crimea, Debaltseve y la actual toma mayoritaria del ejército ruso de Donetsk y Lugansk. Los acontecimientos pueden dar pie a un análisis diferente, más general: aquel que hace referencia al evidente multiporalismo internacional.

[caption id="attachment_418" align="alignleft" width="300"]John Forbes Kerry,  actual Secretario de Estado norteamericano Fuente: Flickr Cliff John Forbes Kerry, actual Secretario de Estado norteamericano
Fuente: Flickr Cliff[/caption]

Rusia ha evidenciado diversos comportamientos en sus políticas pero -hasta este punto- en forma generalizada puede decirse que las mismas han sido acertadas. Manifiesta una limpia estrategia geopolítica hacia Ucrania al verse beneficiada de la guerra civil, a pesar de los presentes conflictos con la Unión Europea, (no del todo con Alemania). En añadido, es preciso resaltar las conclusiones diplomáticas favorables llevadas a cabo entre Putin y John Kerry, Secretario de Estado de Estados Unidos, el 23 de mayo.

Por otro lado, la Unión Europea vive un conflicto interno entre algunos Estados que lo integran: Alemania principalmente, que -al tener colindancias con Ucrania, además de considerables relaciones geográficas y económicas (suministros de gas y petróleo en mayor medida) con Rusia- ha tenido que reservarse el apoyo a Kiev, lo que ha dado peso en las decisiones de integrar a dicho país a la Unión Europea. Francia apoya a Alemania con respecto a Ucrania, pero el resto de los Estados presentan molestias en aceptarlo.

Con el objeto de dar una explicación reducida y específica, tanto Alemania, UE, E.E.U.U. y Rusia pueden ser representantes de un multipolarismo moderno,  encarnado para el mundo con el caso de Ucrania: este demuestra ciertos esquemas variables, que dan cuenta de los intereses comerciales en la zona. Lo anterior vine a sumarse a la toma de los territorios estratégicos, denotadamente costeros de Ucrania, (dentro de ellos, el principal –Transdniéster- ya tiene más del 50% de su población a favor de una potencial anexión a Rusia) que son fundamentales para el comercio en el Mediterráneo y para el mundo.

2971892022_90fab9a61d_zEn un principio, el cambio de régimen en Ucrania mostraba un desbalance a favor del grupo de Estados de la OTAN; sin embargo,  como consecuencia de los movimientos estratégicos del Estado ruso con el objeto de adherir Crimea; la toma del control de la zona ferroviaria de Debaltseve esquinadas y también ocupadas, con Donetsk y Lugansk; y las negociaciones con Moldavia acerca de Transnistria, han ocasionado notables resultados, proporcionalmente preferentes para Rusia que antes de la guerra civil.

Consecuentemente, en el ámbito del poder pone al gigante ruso en una posición decisiva y controversial en la política internacional, sin olvidar que ha generado gran vulnerabilidad a la Unión Europea.

En prospectiva, un probable escenario es la integración definitiva a Rusia de Transnistria, y con ello incluso podría completar la deseosa “Unión Euroasiática” que sería una gran competencia para la Unión Europea, sobre todo por posible apoyo económico, comercial y empresarial de China.

  Foto de portada: Flickr Sasha Maksymenko

Leave a reply

Name

Website

Message