Abdel y Samira, un matrimonio musulmán en Uruguay

post-img

 El pasado  5 de Junio en la ciudad de Montevideo se celebró la unión religiosa entre uno de los ex presos de la cárcel de Guantánamo y una uruguaya recientemente convertida al Islam.

El  tunecino Adel Bin Muhammad El Ouerghi, (50), contrajo matrimonio con Samira (24) cuyo nombre real es Roma Blanco, y quien desde hace tan solo 4 meses es musulmana. Samira es una joven descendiente de árabes, siendo su madre también convertida al Islam. La joven tiene un hijo de cinco años llamado Mohammed.

Al parecer estos se conocieron en el centro religioso donde acuden a rezar, y luego de algunas salidas y conversaciones, él pidió la mano de Samira a su madre.

Abdel pasó doce años en la cárcel de Guantánamo ya que fue detenido por estar involucrado en entrenamientos de uso de armas y venta de éstas, siendo estas actividades bajo el reclutamiento  del grupo terrorista Al Qaeda.

Pero al parecer no es la única boda planeada, ya que otros dos ex presos de Guantánamo que junto Abdel llegaron el pasado año a Uruguay, planean contraer matrimonio, el sirio Abd Hadi Omar Mahmoud Faraj (40) se casará con Fátima, una uruguaya de familia musulmana que vivió en el extranjero hasta hace unos años y  el palestino Mohammed Tahamatan (36), quien convive con su novia Aziz, una psicóloga uruguaya que a su vez es madre de un niño que nació en España.

 Resulta toda una novedad para la sociedad uruguaya este acontecimiento, ya que desde la llegada de los ex presos de Guantánamo el pasado año, se les ha seguido el paso sobre todos sus movimientos y su inserción en la sociedad uruguaya.

 Es sorprendente como en tan poco tiempo de vivir aquí, ya se han establecido lazos matrimoniales entre estos con musulmanas uruguayas que desean contraer matrimonio y que mantienen su fe en una ciudad que no posee mezquita y donde resulta difícil acostumbrar la vista a ver por las calles mujeres veladas u hombres con túnicas.

 Pero el reciente matrimonio se ve envuelto en apuros ya desde su comienzo, debido a que las leyes uruguayas prohibían celebrar matrimonios religiosos previos a la escritura civil, y al ser este el caso en donde no hubo una previa celebración legal, se temen las repercusiones judiciales o penales que este acto podría contraerle a los cónyuges.

Mientras tanto los recién casados celebran el recién comenzado mes del Ramadán junto con otros hermanos de la fe, durante todo Junio. Cabe destacar que durante este mes los musulmanes se restringen de placeres como la comida o las relaciones sexuales, pudiendo hacer un corte para comer desde las 18:00 horas y hasta las 6:00 am, no pudiendo probar bocado o beber agua hasta ese momento. El ramadán es el sinónimo de respeto y comprensión hacia el pobre que pasa hambre y es uno de los cinco pilares sagrados del Islam.

Leave a reply

Name

Website

Message