Problemas de una soberanía compartida. Vallas fronterizas y políticas

post-img

El escenario ha cambiado desde que Antonio Sánchez Pereyra describió a la Unión Europea como un gigante económico, enano político y gusano militar en el 2003. El gigante económico no se ha mostrado tan poderoso ante la crisis griega y el enano político es la piedra angular ante el reto global de la migración.       Hoy en día, miembros del Tratado de Maastricht cuestionan la eficacia de la codecisión como herramienta de Política Exterior, Seguridad y Justicia para la Unión Europea. Mientras que Reino Unido anunciaba la aplicación de un referéndum para conocer la opinión pública de su mantenimiento en la Unión. Viktor Orbán, Primer Ministro de Hungría declaraba: hubo un momento en que la UE ofreció soluciones reales a problemas reales, pero algo "ha salido mal” y la Europa una vez pragmática se ha convertido en una fijación ideológica.

Ante los cuestionamientos de la política dirigida desde Bruselas, Hungría decidió tomar medidas para salvaguardar sus intereses. El 17 de junio el Primer Ministro hizo pública la medida de la construcción de una valla de 4 metros de alto y 175 km de largo con su frontera con Serbia. A pesar de la condena de la Oficina de Naciones Unidas para Refugiados y de grupos de la sociedad civil húngara, el 13 de Julio se inició la construcción de la valla, mientras que el ministro de Relaciones Exteriores enfatizaba no romper ninguna obligación internacional ni incumplir con algún tratado internacional.

La controversial medida iniciada por Grecia y Bulgaria hace un par de años no es una política aislada del gobierno húngaro. Uno de los argumentos del gobierno de  derecha en turno es el terrorismo, colocando como prueba los atentados en París del año en curso. Por otra parte, la política migratoria húngara muestra tendencias xenófobas con los inmigrantes económicos, que han incrementado 20 veces en Hungría y que pretenden ser refugiados mientras lo que realmente buscan es trabajo y subsidios sociales.

La política nacionalista ha obtenido un ascenso considerable en la Asamblea Nacional Húngara los últimos años, lo cual refiere un alto grado de aceptación entre la ciudadanía (8 millones de personas), como se comprobó con la consulta Nacional enviada a inicios de mayo como fecha límite de renvío el 1 de Julio, como un ejercicio de indagación sobre la postura ciudadana hacia la inmigración y terrorismo con 12 preguntas.

De acuerdo con el think-tank Századvég, dos tercios se encuentran a favor de restringir la inmigración; mientras que 95% compartió la opinión de financiar en primer lugar a familias y niños húngaros que a cuestiones migratorias. Sin embargo, los resultados se han llegado a cuestionar por la forma de plantear las preguntas, tendientes a arrojar resultados favorables a la línea política en turno.

Por lo tanto, mientras se mantengan posiciones políticas y soluciones aisladas a diferencia del significado de la palabra Unión Europea los contextos económicos y sociales continuaran chocando y seguirá sin ejercerse una soberanía mancomunada. De los 32.000 buscadores de asilo en Hungría en los tres primeros meses del año, 22.000 procedían de Kosovo; por lo que las medidas necesarias no pueden ser las mismas aplicadas en Italia o en Alemania. Sin embargo exigen ser vinculantes ya que una valla no erradicara el problema, únicamente obstaculizara el tránsito de miles de inmigrantes. Del mismo modo, la enmienda al Código Penal húngaro que promueve la migración ilegal como ofensa criminal es un obstáculo político para el entendimiento del conflicto.

 

1 Comment

  1. Diiete González
    agosto 19, 2015 3:57 am Reply

    Amiga, escribes bastante bien. El tema migratorio es muy delicado y agradezco que escribas al respecto.

Leave a reply

Name

Website

Message